23 de abril de 2009

Mañana...

Mañana, cuando la marea suba, lo borrará como se borran los recuerdos con el tiempo, igual que la luz del alba borra los miedos de la noche, igual que la caricia y el beso de la madre borran las lágrimas del crío.

Mañana, cuando haya subido la marea, tú ya habrás leído dos palabras, después no quedará ni una sola letra en la arena, y la playa dejará de ser un papel amarillento portador de un mensaje para ti y volverá a ser una playa inmensa y vacía.

Mañana, cuando las olas se asusten y quieran volver al mar, y la playa se quede sola y vacía, bajaré desde el faro y pasearé por ella buscando las mismas palabras, buscando tu respuesta.

El viejo farero.

No hay comentarios: