23 de abril de 2009

Setenil.

Se adaptó la calle a la montaña que terminó siendo una cascada dormida sobre ella, las casas a la piedra, las ventanas al techo natural. La tierra se hizo calle, casa, y la montaña que impedía vivir en ella fue la base del pueblo.

Se adapta el corazón al dolor, al desamor, al recuerdo; y el dolor, el desamor, el recuerdo, se hacen sustento de un corazón que necesita sentir.

Setenil, (Cádiz) un corazón que se durmió al cobijo de la montaña.

El viejo farero.

No hay comentarios: