23 de abril de 2009

Un regalo.

Hace tiempo, en un foro en el que participaba, alguien se sentía ignorado porque nadie dejaba respuesta alguna a sus escritos salvo una persona. Un día dejó un texto muy breve que decía, poco más o menos: En este foro nadie me responde, nadie me quiere, excepto Sak, aunque claro, Sak quiere a todo el mundo. Ambas cosas eran ciertas, nadie le respondía y Sak, Sakkarah, quiere a todo el mundo, incluso a quienes no se portan bien con ella.
Ahora acabo de recoger un premio que ella me ha dado, o mejor dicho, le ha dado a este blog. Lo que ella no sabe es que a mi ya me dió un premio, un regalo personal que vale más que todos estos. No lo puedo poner aqui, no tiene imagen ni letras. Un día, hace tiempo, ella me regaló su amistad.
Ahora yo debería premiar a otros blogs, pero temo que me desprecien el regalo como le ha sucedido a ella. No creo que a un detalle como el suyo se deba corresponder con uno asi, pero bueno, cada cual actua según su criterio, asi que seré cauto y egoista y me lo quedaré para mi solito.
Para ti, madrileña preferida, hoy, mil gracias por acordarte de este blog y de mi, y muchísimos besos.

El viejo farero.

No hay comentarios: