7 de julio de 2009

El ropero.


Una tormenta que ha refrescado el aire esta tarde, y durante la noche una leve lluvia que imitaba la luz de mi faro y venía y se iba a intervalos han tenido la culpa de todo, ellas han hecho que la madrugada sea más fresca de lo habitual en esta época del año, ellas han conseguido que el aire frío que entraba por la ventana medio abierta me despertase.

He perdido el sueño y dispuesto a ver amanecer me he preparado un café, he vuelto a sentir frío y mientras el agua se calentaba y se disponía a teñirse de negro he buscado mi vieja rebeca en el ropero. Me trae a la realidad el sonido del agua que ha hecho magia y se ha convertido en un café humeante, y me sorprendo a mi mismo parado delante de mi ropero, mirando las camisas, los pantalones, con mi rebeca en la mano.

Ha dejado de llover y me asomo al balcón del faro para ver un amanecer que las nubes se han empeñado en retrasar. No tengo prisa, la vida me ha enseñado a no tenerla, no merece la pena. Tomo un sorbo de café y una bocanada de aire fresco me invita sin darme cuenta a buscar mi rebeca. Agradece mi cuerpo el calor que me aporta y mi imaginación vuela y me sitúa de nuevo delante de las perchas y los estantes que sostienen mi ropa. Siento frío en mi alma, un viento húmedo de soledad la deja helada. Ojalá tuviese un ropero donde guardar tus besos, tus abrazos, ojalá pudiese tenerlos ahí y ponérmelos cada vez que siento frío, ojalá no se fuesen como se van las estrellas fugaces. Y yo tengo que cerrar los ojos, e imaginar tus labios rozando los míos, y tus brazos rodeando mi cuerpo…

6 comentarios:

Meiguiña dijo...

Ay mi querido Viejo Farero como comprendo cada una de tus deseos, cada uno de tus recuerdos, añorando y deseando esos besos, esos abrazos, ese amor.

Muy, muy hermoso.

Es un placer llegar a tu faro.

Mar__ dijo...

Tengo que decir que otra vez nos regalas una historia preciosa llena de sentimientos Farero,
pero poco mas puedo añadir que tú ya no sepas.

Espero que pronto dejes de sentir frio y no tengas que imaginar ese abrazo...Mientras tanto te dejo en tu faro muchos besos,por si te sirven de algo.

13.

La imagen me encanta : )

Anónimo dijo...

Bella historia....todos anhelamos ese abrazo....
Un musu goxo.....(un dulce beso)

Perseida dijo...

Coincido con vos en que la vida también me ha ido enseñando a no tener prisa, farero... Con respecto a las estrellas fugaces, pues alguien me dijo una vez que son conjuntamente luz y camino, así que... tal vez no sean ellas las que se van, sino nosotros quienes no las seguimos...
Bonito texto, repleto de nostalgia y melancolía...
Mi beso para vos...

Sakkarah dijo...

La distancia...

Pero sólo es necesario cerror los ojos.

Había una tarjeta de esas muy antiguas que decia: "Es la gloria del querer, estar lejos, estar cerca...Cerrar los ojos, y ver"

Muchos besos.

El viejo farero dijo...

MEIGUIÑA: Supongo que en gran medida el hecho de que me comprendas es que tú sientes o has sentido la misma añoranza de besos y abrazos. Gracias por tus palabras y por tu visita.
Un beso.

MAR: Me quedo con todos tus besos, y estoy convencido de que algún día dejaré de imaginar esos abrazos, será entonces cuando lo que haga sea recordarlos.
Otro montón de besos para ti. 13.

ÁNONIMO: Gracias por la traducción. Quiero pedirte un favor que ya he pedido antes a otras personas y es que seas tan amable de dejar tus comentarios, completos, en castellano, comprendo que ciertas comunidades tienen además del castellano otra lengua y me parece perfecto que la utilicen, pero ni yo ni buena aprte de quienes leen el blog entienden esas lenguas, asi que para el mejor entendimiento de todos sería conveniente que empleemos el idioma que tenemos en común. También espero que a diferencia de esas personas tú si sigas dejando tus comentarios.

Un beso.

PERSEIDA: Me alegra que también a ti la vida te haya enseñado a no tener prisa, respecto a lo de seguir las estrellas... no sé, posiblemente sean demasiado fugaces como para hacerlo.
Me alegra tu visita y comprobar que no te has olvidado de este faro.

Un beso.

SAKKARAH: Bonita frase, cerraré los ojos a ver que pasa, aunque si es lo que deseo seré egoísta y no lo compartiré con nadie.

Un beso madrileña... o dos.