16 de marzo de 2010

Los corrales del sueño.


Llevan ahí, en la costa de Chipiona, cientos de años; pueden verse desde la playa, desde el paseo... pero desde donde mejor se ven es desde lo alto del faro. Son los corrales de Chipiona, una forma milenaria de pescar de manera controlada, sin esquilmar caladeros, dejando escapar a los peces pequeños, sin coger ni un pez más de los que la mar pone dentro de ellos, dentro de un trocito mínimo de ella.

Los corrales de Chipiona están formados por hileras de piedras que partiendo de la mismísima playa se adentran un poco en el mar y que, como si se asustasen de las olas, de lo inmenso, dan media vuelta y vuelven a la playa. Tienen una altura convenida con las mareas, para que la pleamar las supere y las cubra haciendo desaparecer los corrales, como el país poderoso que invade a otro, vecino y débil, al que borra del mapa. Pero tienen también huecos enrejados por los que sólo el agua, cuando comienza la bajamar, se escapa y huye a su país inmenso, y deja atrás, prisioneros en los corrales, a los peces, a los pulpos que vinieron con ella, triunfantes, saltando muros de los que ahora no pueden escapar.

Cuando con la marea baja se retira la mar los hombres entran a los corrales y recogen los frutos de sus milenarias trampas. Simple, sencillo, práctico, pesca sostenible que diría algún político con vocabulario de izquierdas y vida de derechas.

Mi cerebro es una especie de carcelero y mi imaginación su prisionera, por eso, algunas veces, cuando él se toma un descanso ella se escapa y vuela. Ahora, en la quietud y la soledad del faro él se ha echado una cabezadita y ella ha salido volando por la ventana y se ha ido a esos corrales, y cuando ha vuelto me ha hablado de la noche, de lo que soñamos mientras dormimos, de lo bueno y de lo malo. Me ha pintado un corral que cada noche es inundado por el mar del sueño, un corral que cuando el sueño se retira deja que se escapen las pesadillas, los malos recuerdos, las frustraciones, un corral que cada mañana nos ofrece aquello que ha ido guardando para nosotros durante toda la noche: ilusiones, sueños alegres...

Se ha despertado mi cerebro lentamente y la prisionera ha vuelto rauda a su celda antes de que la vea volando libre y trayéndome ilusiones absurdas según él. Pasa revista, todo está en su sitio, sólo una sonrisa un poco ingenua, un poco pícara en mi cara llama su atención.



P.D. Alguien de Chipiona nos ha dejado un comentario y un enlace a este precioso vídeo. Mil gracias por el detalle.

10 comentarios:

Sakkarah dijo...

Me encanta como escribes...Que manera tan bonita de hablar de la imaginación.

Es todo un lujo leerte.

Muchos besos con cariño.

Anónimo dijo...

Hola, felicidades por tu blog y por compartir con los demas esta maravilla que tenemos en Chipiona, que son los corrales, decirte a ti y a tus lectores que podeis ver un video artistico de los corrales, llamado al compas del corral, en el siguiente Blog.
http://grupoecologistacans.blogspot.com
Os mando un cordial saludo.

El viejo farero dijo...

SAKKARAH: Aquí el único lujo es tenerte a ti de amiga, cualquiera que te conozca lo sabe. Gracias por tu visita y por tus palabras, y un beso... o dos.

ANÓNIMO: Muchas gracias por el enlace al vídeo, es realmente bonito y gráfico de como funcionan los corrales. Ciertamente es una maravilla. Un saludo para ti y para Chipiona.

Anónimo dijo...

Felicidades por este blog, lo sigo desde hace tiempo y comparto muchos de los retazos de vida que transmites con tus palabras. Me ha encantado especialmente esta disociación que haces entre cerebro e imaginación. Qué difícil resulta a veces que no se desboque cuando la realidad se impone.

Galerna dijo...

Es curioso,Farero:la primera vez que me hablaron de esos corrales, pensé algo parecido, que sería estupendo tener algo asi para que hiciese una criba de sueños, que la bajamar se llevase los malos y quedasen solo los bonitos, que siempre los imagino plateados.
Que pena no saber expresarlo como tu.
Cuida mucho ese don que tienes de escribir que ,al menos a mi me alegra leerte.
Un beso.

osane dijo...

Farero no se que me gusta mas si el paisaje, lo interesante que nos explicas, o la forma en que nos cuentas tu viaje.

Por eso y por mucho mas te he dejado un regalito en mi blog, espero que te agrade.

Un beso

TriniReina dijo...

Tu prosa ya de por si nos hace fantasear, soñar, imaginar...

No sabía lo de los corrales, es decir, los había visto, pero no conocía su utilidad, o mejor dicho, su arte.

Abrazos

Anónimo dijo...

Hola,soy nuevamente el que os mando el enlace para el video, decirte que se compone de una segunda parte que tambien esta colgada en el mismo Blog, y comentaros que cuando intento acceder al video, tengo problemas para oirlo, no se si os pasa lo mismo, pues merece la pena escucharlo. Saludos

El viejo farero dijo...

ANÓNIMO: Gracias por entrar a este faro de vez en cuando y por tus palabras. Algunas veces tenemos que tener a la imaginación controlada, otras, en cambio, es bueno darle alas... escapar de esa realidad imposible de cambiar no es malo.

Un saludo.

GALERNA: Me alegra compartir contigo esa especie de fantasía sobre los corrales y los sueños, es bonito tener cosas en común con otra persona.

Un beso.

OSANE: Muchas gracias por tus palabras y sobre todo por el regalo, me lo quedo y lo pongo entre las demás cosas bonitas que me habéis ido regalando. Si la imagen de los corrales te gusta solamente tiene que decírmelo y te la envío al correo que me digas.

Un beso.

TRINIREINA: Pasa muchas veces que tenemos cosas preciosas y valiosas cerca de nosotros y tal vez por eso, por cercanas, no las valoramos. Andalucía es una tierra maravillosa con miles de cosas para conocer y disfrutar.

Un beso.

ANÓNIMO: Gracias, como puedes ver tu primer comentario está íntegro, de manera que aparece la dirección del blog que mencionas para que quien lo desee pueda entrar y ver tanto el vídeo como el resto del blog, de todos modos y como entendí que lo que realmente querías era que viésemos el vídeo decidí ponerlo directamente para facilitar las cosas a quienes entran a leer. Te agradezco lo de la segunda parte (la pondré en breve) pues como podrás comprobar "los servicios técnicos del blog" (léase mi amiga Mar_ que es un tesoro) ya han resuelto el tema del sonido.

Un saludo desde Sevilla.

Anónimo dijo...

Hola, de nuevo desde Chipiona, para los que esteis interesados en saber mas sobre la historia y funcionamiento de los corrales, os dejo la web de la asociacion de mariscadores de Chipiona para que os entretengais.
Saludos.
www.jarife.org