9 de abril de 2010

EL FARO, CON EL JUEZ GARZÓN.


Hace ya 25 años que Pedro Pacheco, entonces alcalde de Jerez, dijo la famosa frase de "la justicia es un cachondeo". Desde entonces son cientos de sentencias las que han venido a corroborar aquella impresión que el alcalde jerezano tuvo cuando la Justicia lució por su ausencia.

Hoy, 25 años después, la justicia en este país amenaza con dejar de ser un cachondeo para pasar a ser una vergüenza. Pretender apartar al juez Garzón de los tribunales es, además de una injusticia, una vergüenza, da igual que quien lo promueva sea Falange, el PP u otro juez liberal.

A estas alturas la derecha española, a pesar de los múltiples casos de corrupción de los que son protagonistas, estará de fiesta: no solamente no se investigan los crímenes del franquismo durante y después de la guerra, sino que además se pretende quitar de en medio a quien se ha atrevido a intentar ponerle nombre a los desaparecidos, el mismo hombre que lucha desde su despacho contra el terrorismo de ETA o intentó sentar en el banquillo a otro fascista llamado Pinochet.

¿Cómo va a explicar España en el extranjero que quién fue elogiado en medio mundo por querer llevar ante la justicia a un dictador por las desapariciones de miembros de su oposición se siente en el banquillo acusado de querer investigar las ocurridas en su propio país?

Posiblemente la ley ampare a quienes pretenden callar a Garzón, si es así que a los edificios de los juzgados les cambien el nombre y quiten eso de "Palacio de Justicia" y pongan "Palacio de Leyes", porque, se mire por donde se mire, esto no es justicia.

La de veces que hemos oído hablar de las leyes de "punto y final" de Chile o Argentina y mire usted por donde tenemos una en casa.

5 comentarios:

Isabel dijo...

¡Chapó! Totalmente de acuerdo con lo escrito. Ya se sabe: "Homo hominem lupus est".
Buena entrada,amigo...
Un abrazo.

El viejo farero dijo...

Esperemos que la Justicia sea realmente justa.

Un beso.

Deseo dijo...

Espero que no consigan callarlo.

Pero es que yo soy un iluso.

Tambien reconozco que yo no seria parcial en este caso, aun no se donde enterraron a un abuelo.

Anónimo dijo...

Pasamos de una dictadura a una democracia , periodo que se llama transición llevado a medias, hoy nos damos cuenta que fue una mala transición donde el pago fue tener que olvidar a tantos Españoles con nombre y apellidos olvidados por los caminos de España. Mas los crimenes a la humanidad no tienen amnistía tal como dice la jurisprudencia internacional.

Mi mas sincero apoyo al juez Baltasar Garzón.


Yo.misma.58

Allende dijo...

Si no fuera por la trascendencia política del asunto q nos ocupa y la vergüenza ajena q él mismo nos produce, me partiría de la risa, por lo paradójico q resulta ver, ¿Cómo en un Estado de Derecho?, un partido político (Falange) de la derecha radical, ultranacionalista de ideología fascista, se alía con la "Justicia", haciendo causa y frente común para sentar en el banquillo en un juicio sumarísimo al defensor de la Democracia y la Justicia. "SOBRAN LAS PALABRAS".