4 de agosto de 2010

Bienvenida, Mrs. Marshall.


Hace tan sólo unos días nos sentíamos reyes del mundo cuando la selección de fútbol se proclamaba campeona, cuando en las calles se celebraba cantando eso de yo soy español español español... orgullosos de serlo, pero en este país las cosas cambian igual que cambia la dirección de los vientos y hoy toca volver al pasado, a la España de pandereta que admira y agasaja de manera vergonzosa a los poderosos.

Es un poco como en la película Los santos inocentes, cuando el señorito llega al cortijo y los humildes trabajadores lo saludan como si del mismísimo rey se tratase. Aunque, puestos a comparar la Marbella de hoy con una película ésta sería sin duda alguna Bienvenido míster Marshall.

Calles reasfaltadas, plantas nuevas en los arriates, pancartas de bienvenida escritas en un idioma extranjero y a su lado, completando la escena, la banderita de las barras y las estrellas, esa que hemos visto tantas veces cuando invaden un país. Al final la historia se repetirá un poco y los americanos se irán sin dejar más que unas migajas. Esta vez, eso sí es nuevo, no son rubios y sanos, bueno, sanos seguramente si, pero rubios, rubios...

La pena es que Julián Muñoz no sea en estos momentos alcalde de Marbella, quedaría que ni bordado, en el balcón del ayuntamiento, vestido con traje corto, sombrero cordobés, dando la bienvenida a los yanquis... sería el Pepe Isbert de esta nueva entrega.


El viejo farero.

4 comentarios:

José R. González dijo...

Hay aún alcaldes así, créeme. Un saludo ;)

Anónimo dijo...

!Hola amigo! Ayer muy de mañanita a las 5,30 cuando me dirijia al trabajo estaba escuchando la radio, siempre me acompaña, llegue al trabajo con una sonrisa de “oreja a oreja “estaban retransmitiendo el recibimiento que se le hizo a la señora Obama y hablaba una mujer que decia esto:

( Vamos yo le he dicho que pa la otra que venga con su marido el señor “Mojama” y se oye una voz que le indica “ no es mojama es Obama” pues eso que venga .)

Por lo menos comenze una mañana alegre jejeje...

Un beso te lo mereces como amigo.



Vender imagen o "venderse" quien sabe para que.

Lourdes

Chesana dijo...

Sinceramente estoy deseando que... la rubia rubia se vaya ya, porque estoy un poco hasta aquí de tanto "notición" televisivo contando andanzas y paseos por plazas de toros.

Tienes razón: seguimos siendo un poco (o un mucho) Mister Marshall a más que nos pese.

Fuerte abrazo.

Mar dijo...

A mi me parece patético el despliegue humano tras la primera dama de EE.UU con pancarta a lo Bienvenido Mr. Marshall incluida. Que bochorno, que vergüenza ajena que siento cada vez que sale en los medios tout le monde detrás de la mencionada dama. ¿No viene esta señora a descansar? Pues dejemosa que descanse y punto. ¿A que viene esa puesta en escena que no eleva a la categoría de ...?