16 de septiembre de 2010

Hilo y aguja.


Ni el hilo ni la aguja tienen nada de especial, pero si le echamos imaginación podría ser la manera en la que un liliputiense los vería. La diferencia con cualquiera de las que se utilizan para coser es que ésta la estáis viendo aumentada 20 veces. Ya veis, ni el ojo es tan pequeño ni el hilo tan perfecto.


El viejo farero.

No hay comentarios: