18 de noviembre de 2011

8 días.

El próximo viernes día 25 nos vamos de faros; nos vamos, o me voy, otra vez a una ruta de faros. Hace ya casi 3 años fue la de los españoles de la península, ahora toca el resto de faros peninsulares: los de Portugal.

Como si de una segunda parte, una continuación de aquella primera ruta se tratase, ésta comienza donde terminó aquella de enero de 2009: en el faro de cabo Silleiro, junto a Baiona, en Galicia.  Este faro de cabo Silleiro es el más meridional de los faros gallegos encontrándose tan sólo a 30 kilómetros de la frontera con Portugal formada por el río Miño. 16 kilómetros más al sur está el faro de Montedor, el más septentrional y el primero de los faros portugueses que forman esta ruta.

7 jornadas visitando y fotografiando 34 faros de los cuales 3 pasaron a formar parte de la historia y ya no cumplen  la  función para la que fueron construidos. Algunos de ellos tan famosos y conocidos como el de Cabo San Vicente (justo el que aparece en la cabecera de este blog) o el de Cabo da Roca, el punto más occidental del continente y que aparece en la portada de una  página digna de ser visitada: Faros del mar; otros tan desconocidos y originales como el faro de Regufe, en Povoa de Varzím. 

A la vuelta iré dejando aquí (esta vez completa) toda la ruta: las fotografías, los comentarios sobre el viaje...  y por supuesto, si alguna de las fotografías que deje en el blog le interesa a alguien solamente tiene que ponerme un correo para que se la envíe.

Aun queda una semana, pero ya ando dando los últimos retoques a las rutas diarias, a los recorridos, a las posiciones de cada faro, preparando cámaras, limpiando objetivos...  y sintiendo los primeros nervios.  

A partir de la primera semana de diciembre os iré contando, hasta entonces mis mejores deseos para cada uno de vosotros.



Saludos desde el faro.

6 comentarios:

Fernando J. Feliu dijo...

¡Amigo farero!
Te deseo una buena ruta llena de las mejores experiencias, y no olvides que tan importante es el faro, como el camino que lleva hasta él.

Un saludo.

El viejo farero dijo...

Muchas gracias Fernando, espero disfrutar al máximo (falta me hace) de las grandes y de las pequeñas cosas que me ofrezca esta experiencia. Y es cierto, en un viaje tan importante es el destino como el camino que nos lleva hasta él.

Un abrazo.

Susana Inés Nicolini dijo...

Que buen plan de viaje. Como que me da un poquitin de envidia. ;) Me imagino el recorrido y el llegar a cada uno de los faros, como algo fenomenal. Y también espero que así sea, para que lo disfrutes a fondo. El camino te llevará como seda, y en cada faro estará esperándote un ángel... o un duende... qué más da. Lo importante es que esté la magia, y lo estará.
Feliz ruta, Farero, amigo. Un abrazo desde Ciudad de Buenos Aires

galerna dijo...

En cada faro veras una luz,aunque sea de día,igual hasta encuentras uno con franjas azules y blancas,si es así dímelo,son los que mas me gustan.
Un beso

bur dijo...

Rumbo a la luz farero, que tengas una buena travesía y nos cuentes muchos cuentos :)

El viejo farero dijo...

SUSANA:A penas si faltan 12 horas para que todo comience: un primer día de viaje, casi 900 km, hasta el lugar donde retomaré la ruta de los faros. Casi todo preparado y una ilusión tremenda. Ya te contaré a mi vuelta. Un beso desde Andalucía.

GALERNA: No se si los portugueses tendrán algún faro así, yo si lo tengo, fue un regalo precioso. Prometo que si encuentro en mi viaje un faro así te mando una foto. Un beso y un abrazo desde el Sur.

BUR: No solamente os contaré aqui cómo ha sido el viaje, sino que también lo dejaré si todo va bien en la página de viajes que José María Íñigo tiene en internet. Ya os contaré.
Un beso.