31 de mayo de 2012

Rumbo a puerto.

Hay cosas en esta vida que parecen no tener sentido, situaciones que no hay manera de justificar, pero siempre hay una razón para todo, aunque algunas veces no la encontremos, no la entendamos o simplemente no la compartamos.

Si os digo que los barcos de Sanlúcar de Barrameda, localidad de la provincia de Cádiz, llevan matrícula de Sevilla alguno de vosotros puede pensar que es imposible. Si os digo que hay barcos que para ir a puerto han de salirse del mar igual pensáis que este farero está realmente viejo. Aún puedo rizar el rizo y decir que el faro de Chipiona, el más alto de la península, pertenece a la Autoridad Portuaria de una capital que ni ella ni su provincia tienen  mar.

Técnicamente el puerto de Sanlúcar de Barrameda pertenece a la Autoridad Portuaria de Sevilla la cual extiende su control hasta el mismísimo faro de Chipiona (incluido). Este faro de recalada es el que marca la entrada al Guadalquivir a los barcos que se dirigen al puerto de Sevilla y frente a él han de fondear a la espera de un práctico del puerto hispalense que los dirija río arriba hasta la capital. Por eso, a pesar de que la provincia no tiene costa su puerto controla el faro más alto de la península, los barcos de Sanlúcar tienen matrícula de Sevilla y los navíos que vienen a nuestro puerto han de salir del mar para llegar a él.

Ayer estuve visitando  el faro de Bonanza, una maravilla de torre obra del ingeniero Jaime  Font. Me acompañaba Septimio Andrés, farero de Chipiona y que tiene una página estupenda sobre el faro donde vive. Este de Bonanza  está fuera de servicio como tal y su estado interior sería mejorable a todas luces, pero se mantiene igual de original y elegante por fuera. Desde su linterna hay unas bonitas vistas del río entregándose al mar, del océano y de Doñana. También, cosas del destino, de esos barcos que se salen del mar y buscan un puerto que está a 50 millas náuticas río arriba. Pero claro, si lo que espera es Sevilla hasta los barcos son capaces de dejar la mar.

Aquí os dejo un imagen del faro de Bonanza, en Sanlúcar de Barrameda, y una serie de fotografías de uno de esos barcos que se salen del mar. Al fondo, en la otra orilla del río el Parque Nacional de Doñana, ya provincia de Huelva.



Desembocadura del Guadalquivir vista desde el faro.


Carguero enfilando el río.


Girando a babor.


El pesquero se desvía para entrar al puerto de Bonanza.


Cada barco sigue su rumbo.


Al fondo el Atlántico y los pinos de Doñana.

Pasando frente al faro camino de Sevilla.



Hoy, más que nunca, saludos desde el faro.

El viejo farero.

3 comentarios:

Isabel dijo...

Esta noche no me acuesto sin haber aprendido algunas cosas que no sabía...Y todo gracias a ti.:-)
Qué interesante...Creo que la mayoría de sevillanos no sabemos esto que cuentas. Por cierto unas fotos maravillosas.
No sabes la envidia que me das visitando tantos faros,¡con lo que me atraen!;-)
Gracias por las vistas y la información,farero.
Buenas noches.

Miguel Ángel G. Yanes dijo...

No he visitado nunca la provincia de Cádiz, y estas fotos tuyas me han hecho recapacitar sobre la necesidad de conocer Andalucía en su totalidad. Sólo conozco la mitad de ella: Sevilla, Granada, Málaga y Almería.
Aunque para los isleños resulta bastante costoso desplazarnos al continente, en cuanto la actual situación familiar me lo permita,
prometo hacerlo.
Esa fotografía de Sanlúcar de Barrameda, con la desembocadura del Guadalquivir, ha terminado de decidirme.
Un abrazo.

El viejo farero dijo...

ISABEL: Ante todo, si lees esto, pedirte perdón por no haberte respondido en su día, ha sido un despiste tremendo, lo siento. La verdad es que tenemos muchas cosas que no conocemos.
Después de este faro he tenido la suerte de conocer por dentro otros dos: el de Trafalgar y el del castillo de San Sebastián, en Cádiz, con unas preciosas vistas de la Caleta desde lo alto del faro. Ya os dejaré alguna fotografía por supuesto.

Un beso.

MIGUEL ÁNGEL: La verdad es que Andalucía tiene muchísimas cosas que ver. En Cádiz, además de la capital que es preciosa, tienes los pueblos blancos, otra maravilla. Huelva sus playas y su sierra y Córdoba otro encanto de ciudad. Si alguna vez te decides y vuelves por Sevilla me encantaría poder tomar un cafelito o lo que se tercie contigo.

Un abrazo.