12 de diciembre de 2012

Dieta mediterránea.

Esta es parte de la dieta mediterránea de la que tanto presume este país: patatas, naranjas y chorizos. 

Se dice que España es el segundo país del mundo con más "niños obesos" (gordos que se decía cuando yo era un crío) y que solamente tenemos por delante, de momento, a los Estados Unidos. También se dice que la culpa de ello es la bollería industrial, pero yo creo que no, al menos en España no. En Yanquilandia puede que sea tanto dulce y tanta comida basura, pero en España la causa es el exceso de chorizos. Eso engorda.Sobre todo los números rojos. Y tanto y tanto y tanto chorizo no solamente es el motivo  de que los españolitos se lleven la medalla de plata en el campeonato mundial de gordos, es también la principal causa de esta ruina que tenemos encima y a la que llaman crisis. Yo estoy convencido de que si nos pasamos a la mortadela con aceitunas y quitamos de en medio tantísimo chorizo este país levanta cabeza en cuestión de semanas. Claro que si se hiciera posiblemente nos surgiría un nuevo problema y tendríamos que convocar elecciones generales para reponer diputados, autonómicas para buscar nuevos directores generales y presidentes, municipales para reponer concejales y alcaldes nuevos... por otro lado tendríamos que preparar sobre la marcha gente que ocupase los cargos de banqueros, consejeros de grandes empresas... incluso, posiblemente, quedase libre alguna plaza de yerno real.   

Hay quien se queja de lo que nos cuesta el jamón que comen cuando viajan el señor Rajoy y compañía        ( 200 euros el kilo). Barato, comparado con lo que le está costando a España el kilo de chorizo.


El viejo farero.

2 comentarios:

Patty dijo...

Vaya....siempre pensé que en USA tenían el mayor índice.... la comida chatarra es rica la verdad, lamentable sea la más consumida en estos tiempos, factor tiempo muchas veces por la rapidez de ese tipo de comidas...no se... un :* viejo Farero

Lourdes dijo...



Del chorizo y del unta,unta, no se si en castellano se escribe igual y no me refiero al foigras o la crema de cacao.

Lourdes