10 de diciembre de 2009

Mis Reyes Magos.


Si hace un mes los jóvenes y los niños del pueblo andaban por las calles disfrazados celebrando una fiesta con nombre extranjero y pidiendo caramelos ahora son algunos mayores los que se adaptan a otras costumbres y ponen en sus balcones y ventanas unos muñecos gordos con barba blanca y vestidos de rojo que escalan por una escalera. En algún balcón se han olvidado la escalera y el viejo barrigón vestido de rojo parece más un suicida a punto de lanzarse al vacío que un sujeto que escala para dejar regalos.

Hoy, llegar al bar de María era más gratificante que nunca. A mitad de camino entre la puerta y el mostrador, a la izquierda, casi debajo del televisor, ha puesto un portal de Belén. Acercarme a verlo ha sido algo así como llegar al pueblo y ver caras conocidas; me alegra volver a ver después de casi un año al pastor que camina con su pequeña oveja sobre los hombros, a la mujer que arrodillada lava la ropa, a la que hila, al herrero, los patos que nadan en un río de papel de aluminio, al que intenta pescar desde el puentecillo de madera, a la gente que camina por un sendero de serrín y albero, las montañas de corcho y papel, la nieve de algodón, el castillo de Herodes a lo lejos, a los Reyes Magos y sus pajes acercándose a una cuadra donde una mula y un buey acompañan a una pareja que acaba de traer una criatura al mundo...

Está el pueblo dividido entre partidarios de los Reyes Magos y de Papá Noel, tan sólo la maestra conjuga su amor por los primeros, que llevan toda la vida trayendo regalos a los niños de este pueblo con su aceptación lógica del segundo, que trae los juguetes al comienzo de las vacaciones. Yo, tal vez por costumbre o porque a ciertas edades ya no podemos cambiar me quedo con mis Reyes Magos. Prefiero imaginarlos cabalgando de madrugada por el camino que viene al faro, prefiero, puestos a soñar, imaginar que esta vez no hay estrella que los guíe, sino que es la luz de mi faro la que les marca el camino. Prefiero asomarme la mañana del día 6 al balcón que da a la playa y buscar las huellas de sus camellos en la arena y pensar, si no las veo, que ha sido la marea alta que las ha borrado antes del amanecer. No me entra en la cabeza un viejo gordo montado en un trineo tirado por renos que se creen gaviotas y vuelan, ni a ese mismo señor escalando por la pared del faro, sujeto a una cuerda y con un saco, posiblemente lleno de carbón, a sus espaldas.

Aquí, en la soledad del faro, pongo bien ese papel rojo que cubre una bombilla y simula una candela, y miro a mis pastorcillos, hermanos de los pastores que María tiene en su bar, y miro a los magos, y me viene a la mente la imagen del viejo gordo vestido de rojo escalando por las paredes del faro, y con unas tijeras capaces de cortar cualquier cuerda subo al balcón, y miro pared abajo...




17 comentarios:

auroraines dijo...

Jajaja, me hiciste reir ViejoFarero con los Papa Noel que parecen estar suicidándose, porque la misma impresión tuvo mi hija y comentó alguna vez viendo a uno colgado del balcón parecía dispuesto a tirarse de ahí... son cómicos.
Bien por el pesebre de María y el de tus recuerdos; en las casas que puede pasar Papá Noel es una ilusión para los chicos y algunos grandes.
Saludos y espero no estés enojado conmigo

Anónimo dijo...

Yo tambien soy partidaria de los Reyes Magos, asi que si no te importa les dejaré unas galletas al lado del portal, y mi zapato, por si me "cae" algo,jajaaja.
Siempre es un placer leerte Farero.

Saludos lluviosos de una galleguiña.

eloisse

osane dijo...

Yo también me quedo con los reyes.
Papa Nël no tiene ni la magía ni la categoría de los magos que tuviron el privilegio de conocer y salvar al niño Dios.
Les esperaremos puntualmente con un zapato en el balcón, y galletas y agua para los camellos.
Besos

El viejo farero dijo...

AURORAINÉS: Supongo que tu hija no es la única persona que ha tenido esa idea sobre este personaje que para mi tan sólo tiene una cosa positiva: venir al comienzo de las vacaciones, dándole a los críos mucho más tiempo a disfrutar de sus regalos.
¿Enojado contigo? ¿Se supone que tengo algún motivo?
Venga, un saludo.

ELOISSE: Seguro que algo caerá, me dejan cosas a mi, así que imagínate si son generosos.
Mi saludo desde el Sur, con un tiempo algo fresquito pero soleado.

OSANE: Por lo leído ganan los Reyes Magos por goleada. Si es la primera vez que entras al faro bienvenida seas.

Un saludo.

Chesana dijo...

Al que se ría... yo una vez, tendría unos 9 ó 10 años, y en la montaña que entonces había frente a mi casa... ví a los Reyes Magos!. Con sus camellos y alforjas cargadas, los pajes delante y detrás, las antorchas alumbrado el complicado camino...

Y que nadie me lo discuta, que eso lo ví yo con estos mismos ojos.

Por goleada, sí señor.

Abrazo, farero. Un precioso artículo.

Galerna dijo...

Recuerdo cuando era chiquita que mi padre montaba ese ingenuo Belen, con castillos de corcho y nieve sobre palmeras.
Lo ponia sobre un caballete alto y me tenía que poner de puntillas para que mis ojos,asombrados, vieran como misteriosamentte los Reyes si iban acercado cada noche un poco hacia ese Portal al que, finalmente llegaban el dia 6.
Que de recuerdos,incluso aún siento ese olor del corcho y del musgo que casi siempre habia.
Estoy contigo,Farero, no me gusta ese señor del Norte con pinta de borrachito,por eso será que últimamemte sube por los balcones, la tripilla le creció demasiado y no cabe por las chimeneas.
Un beso para Sevilla.

Anónimo dijo...

Farero... soy la anónima que no es anónima, jajaja... he mirado si en tu perfil había algun dirección donde poder escribirte, pero no la hay. Nada, era para decirte que si preguntan por mi en el taller digas que estoy faltando porque estoy mala y que ni mañana ni el jueves pueda ir tampoco, ok? (así me ahorro posibles llamadas desapetecibles, jaja..)

y como no me gusta comentar en un post y no decir nada sobre él mismo... mi opinión al respecto es que estoy totalmente de acuerdo con el farero... que yo prefiero los Reyes y que me encantan los belenes! Yo en casa, pongo las dos cosas, pues el la verdad es que los árboles de navidad me encantan. Eso si, si tuviera espacio suficiente, el belén sería de los grandes.

Un beso. Angela.

El viejo farero dijo...

CHESANA: Que una niña de 9 o 10 años vea a los Reyes Magos es algo bonito, pero que esa misma niña, hecha ya mujer, lo siga afirmando es algo realmente precioso. Ojalá todos fuésemos capaces de conservar con esa convicción nuestros recuerdos y nuestros sueños de la infancia. Me alegra enormemente este comentario tuyo. Otro abrazo para ti.

GALERNA: Posiblemente el recuerdo de los olores sea el que más perdura en nosotros, para mi, por ejemplo, mi primer recuerdo del mar no es una imagen, sino uno olor, pero eso te lo contaré en otra ocasión.
Es cierto, este viejo barrigón tiene cierta pinta de borrachín y cada día está más gordo. Venga, desde Sevilla, beso.

ÁNGELA ANÓNIMA: Avisaré al señor tutor del motivo de tu ausencia, dalo por hecho. Venga, el árbol lo damos por bueno, sobre todo si además está el belén.
Un beso... y mis deseos de que te recuperes muy pronto.

osane dijo...

Gracias por la bienvenida Farero, pero hace mucho que entro en tu blog, solo que no salía el enlace en mis comentarios porque no tenía blog. Hemos coincidido antes en un foro.
Te envío un gran beso

Sakkarah dijo...

Jajaja, me encanta ese final...

Yo prefiero los Reyes.

Tienes una felicitación para ti en mi blog.

Un beso.

Anónimo dijo...

Siempre es un placer leerte, unas veces en silencio y, otras interrumpiendo, como ahora, para añadir un deseo.

"Te deseo unas muy felices fiestas".

... Será que lo de fuera no esta entre mis recuerdos, que yo también prefiero esas pequeñas cosas, las que son nuestras.

Un beso.

CatCab

El viejo farero dijo...

SAKKARAH: Te agradezco tu visita y tu felicitación. Seguro que al leer el final te has imaginado las tijeras cortando una cuerda y subiendo por ella al viejo gordo mirando aterrado al suelo.
Venga, un beso... o dos.

CATCAB: Gracias por tus buenos deseos, también yo espero que estos días, y los que vengan después, sean felices para ti.
Parece que entre quienes habéis respondido el gordo vestido de rojo tiene poco tirón y yo me alegro, porque algunas veces lo extranjero llega con una fuerza asombrosa y borra de un plumazo a "esas pequeñas cosas, las que son nuestras". Al menos los Reyes Magos vencen de momento al extranjero.
Gracias por tu comentario, y un beso.

Mil Rosas dijo...

A veces una imagen vale más que mil palabras, como dice el sabio refranero español, y el enlace que dejo más abajo es de una foto que habla por sí sola...

http://img109.imageshack.us/img109/2030/saferedirectz.jpg

Feliz Navidad, farero (a pesar de todo, o quizá por todo...). Mi beso.

El viejo farero dijo...

Gracias por la imagen, evidentemente dice más que mil palabras. Yo también te deseo una feliz navidad. Un beso.

osane dijo...

Farero muy feliz Navidad y todo lo que viene hasta la eternidad. Un beso

Anónimo dijo...

Queridos Reyes Magos:

...

Solo deseo dejarles plasmado aquí, en este faro, un único pedido y espero no me lo nieguen; me he portado mal, sí, lo reconozco; pero aún más allá de ello, existen y existirán sentimientos y anhelos que superan cualquier cosa. Solo deseo tenerle un poco cerca a él, y abrazarle; luego si él lo desea, puede echarme. Así quedaré llena de él, quizá podré sobrevivir así.

....

El viejo farero dijo...

OSANE: Quienes me conocen saben que no soy muy amigo de estas fiestas, pero tampoco es necesario para desear suerte y felicidad a los demás ¿verdad? Gracias por tus buenos deseos y que tú también lo seas. Un beso.

ANÓNIMO: Me gustaría que los Reyes Magos te otorgasen tu deseo, aunque mucho me temo que lo que pides más bien depende de dos personas. Todos nos equivocamos y actuamos mal de vez en cuando,así que eso posiblemente no sea mucho problema para conseguir tu sueño. Te deseo toda la suerte del mundo en tu empeño. Un Saludo.