11 de febrero de 2010

La ruta de los faros.


Hay veces, no muchas, en las que los sueños se hacen realidad. Tal vez por eso, porque son escasas, cuando esto sucede esas vivencias tienen un valor añadido. El 7 de enero de 2009, un sueño que tenía desde hacía años comenzaba a materializarse:Autocaravana, bici, cámara de fotos, un cuaderno... y a recorrer toda la costa española visitando la inmensa mayoría de sus faros. Un viaje de más de 6.000 Km, un viaje con más de 100 faros como destino y comienzo de etapa.

El primero, uno que se asoma al mar desde lejos, desde la orilla del Guadalquivir en Sanlúcar de Barrameda, después la costa andaluza hacia levante, Murcia, Valencia, la Costa Brava... 620 kilómetros sin mar al otro lado de los Pirineos por tierras francesas para buscar el Cantábrico en Fuenterrabia y seguir, de faro en faro, por Cantabria, Asturias y Galicia. Al final otra vez la costa andaluza, un par de ellos antes de regresar a casa, para traerme todo el sabor y toda la luz de nuestras costas, de nuestros mares, de nuestros acantilados y playas. Y si esta vez el sueño no se hubiese hecho realidad simplemente serí cuestión de esperar. Como dice mi amiga Maite: Al final todo acaba bien, si no es así, no es el final.

2 comentarios:

Maite dijo...

Y es que siempre hay que tener sueños, farero, que no falten... Como dice Paulo Coelho, la posibilidad de realizar un sueño es lo que hace que la vida sea interesante... Vos y yo sabemos, además, que cuando se consigue, es maravillosa... :)

Mi beso.

El viejo farero dijo...

Tenías razón: no había respondido a este comentario, lo siento.
Un beso también para ti.