14 de febrero de 2011

Sevilla, Plaza España.

Han sido muchos meses de obras, de restauración, de puentes cerrados al paso, de barandillas desmontadas, de ría sin barcas...  pero es que todo lo que merece la pena cuesta, y la Plaza de España de Sevilla bien que lo merecía.

Los sevillanos podemos volver a sentirnos marineros remando en una ría que no va a ninguna parte y pasando por debajo de unos puentes que, en otros tiempos, fueron un escondite donde dar un beso a escondidas. Podemos mirar desde el suelo las torres que cierran la plaza al norte y al sur, y podemos, desde los balcones, mirar la plaza entera y ver ese burrito, heredero de aquel otro que, hace ya muchos años, daba la vuelta él solo, sin nadie que lo guiase, tirando  de un carrito donde dos críos se paseaban.

Los que vienen de fuera vuelven a buscar el mosaico de su tierra, vuelven a hacerse una foto de recuerdo y vuelven, como siempre, a enamorarse de esta ciudad.

 Dentro de nada un universo de estrellitas blancas llenaran las calles de Sevilla y el aroma a azahar lo inundará todo, será otra vez primavera y el sol cada tarde le robará un ratito a la noche, para seguir viendo Sevilla un poquito más.






El viejo farero.



7 comentarios:

Susana Terrados dijo...

¡Que belleza! Felicidades a todos los sevillanos.
Besos.

Isabel dijo...

Qué fiesta para los recuerdos y los sentidos,farero...Un espacio común para tantos sevillanos que la hemos visto lucir y deslucir,y que ahora vuelve a brillar engrandecida regalando su bullicio y su hermoso silencio...
Un abrazo y mi enhorabuena por tu libro.:-)

Susana Inés Nicolini dijo...

¡Que belleza! siempre ha sido bella, pero ahora también es mágica. O siempre ha sido las dos cosas... todo. Amo ese lugar.
Un abrazo desde Buenos aires

stella dijo...

Me has hecho vivir momentos deliciosos, gracias por ello
Un abrazo
Stella

El viejo farero dijo...

SUSANA: No es solamente esta plaza, son cientos de lugares, de edificios, de rincones los que hay en Sevilla y que son preciosos. Si no la conoces te invito a que lo hagas, en primavera preferentemente. Me ofrezco de guía.
Un beso.

ISABEL: Sí que es una alegría volver a disfrutar de ella y de los recuerdos que tenemos atados a esta plaza. Los sevillanos somos gente afortunada.
Un beso.

SUSANA INÉS: Siempre ha sido bella, siempre ha sido hermosa y siempre ha sido mágica, al menos para la inmensa mayoría de los sevillanos.

Otro abrazo para ti desde Sevilla.

STELLA: Me alegro de ello, y recuerda que siempre estamos a tiempo de volver a los lugares que nos hicieron felices.

Un beso.

Miguel Ángel G. Yanes dijo...

Sevilla es una ciudad encantadora, aunque no pienso volver en agosto. Lo haré en mayo, como la primera vez que la visité, allá por los años de Maricastaña.
Me alegro infinito de que la Plaza de España, por fin, haya sido restaurada, y de que su canal vuelva a ser navegable. Es una obra arquitectónica magnífica, y merecía recuperar cuante antes todo su esplendor.

El viejo farero dijo...

Mala época agosto para venir a Sevilla. Dentro de unos días empezará a brotar el azahar, abril será un mes ideal para visitarla. Espero que pronto puedas ver en persona como ha quedado la plaza.

Un saludo, y gracias por tu visita.