26 de febrero de 2012

Faros de Portugal I.

Ver por dentro el faro de Montedor, y hacerlo de la manera en que a mi me han dejado hacerlo es una inyección de optimismo que te dura varios días. Y así de entusiasmado puse rumbo a Viana do Castelo donde me esperan dos faros, aunque antes una breve parada para ver su playa y coger otra poquita de arena para la colección.

Antiguamente, antes de que los faros existiesen tal y como los conocemos hoy en día, el modo que se utilizaba para indicar a las marineros la situación de los puertos de noche era una fogata o una luz en la torre de la iglesia. Tal vez éste sea el motivo por el que en 1.888 se levantó este pequeño pero bonito y original faro sobre la iglesia de Nuestra Señora de la Agonía, que dista del mar varios centenares de metros.

Tiene solamente 9 metros de altura y su plano focal (la altura  del eje de su foco sobre el nivel del mar) es de 32 metros.  Es una torre cilíndrica de hierro fundido pintada de rojo y con nervios exteriores de refuerzo pintados de blanco. Su luz es roja y ofrece   un destello cada 4 segundos. La linterna tiene la particularidad de estar cerrada por todas partes menos, lógicamente, por la que mira al mar.






Faro del Fuerte de Santiago, en Viana do Castelo.

Del año 1.878 es el faro instalado en el reciento del Fuerte de Santiago, una copia casi idéntica del anterior. Éste tiene una altura de 6 metros y su plano focal es de 14. Lo diferencia del anterior su linterna acristalada en toda su circunferencia y una preciosa barandilla pintada de blanco que cierra el balconcillo. También posee una luz roja que se ilumina cada 2 segundos. El alcance de ambos faros es de 5 millas.








                                                                       Faro de Montedor.







Seguimos la ruta y 30 kilómetros más al sur llego a Esposende.  Su faro es también una torre cilíndrica, completamente pintada de rojo de 15 metros de altura con una base de hormigón. Tiene un plano focal de 20 metros y curiosamente está sobre los muros de otro fuerte, el de Sao Joao Baptista. El faro data de 1.866 y cuando se inauguró se conocía como “una columna de hierro”. Ofrece un destello blanco cada 5 segundos y tiene un alcance de 24 millas marinas. Cerca, en el borde de la playa que da acceso al puerto, existe una columna con sirena para los días de niebla.




El faro de Regufe toma su nombre del barrio donde se levantó allá por 1.886 en la villa de Póvoa de Varzim y verlo es ver algo casi único ya que tan sólo existen otros dos con esta forma en todo el mundo: Cabo San Antonio y Punta Médanos, ambos en Argentina.



























                                                       Faro de Regufe, en Póvoa de Varzim.



Comenzó a funcionar el 24 de marzo de 1.892.  Es una torre cilíndrica, de hierro con una altura total de 22 metros y un plano focal de 30,  que tiene adosadas 2 patas auxiliares de menor grosor y todo pintado de rojo.  Está considerado una reliquia del arte del hierro  y fue  declarado “monumento histórico” en 1.995.

En 1.917 se construyó una vivienda junto al faro y 12 años después, en 1.929, nacería en ella  en historiador de arte portugués Flavio  Gonçalves, hijo del farero.

El faro de Regufe fue desactivado en diciembre de 2.001, su óptica  usaba una lámpara de 500 watios y tenía un alcance de 15 millas dando un destello blanco cada 6 segundos.  Hoy en día sus antiguas instalaciones son utilizadas por el equipo de fútbol local habiendo entre ellas un pequeño bar donde se come de maravilla a un precio bajísimo.



                                                          Almuerzo en el bar de Regufe.


Después de un paseo por la zona del puerto, un poco para verlo, un poco para echar para abajo el almuerzo pongo de nuevo rumbo al sur, otra media hora de carretera, hasta la entrada de Leiça de Palmeira. Allí se encuentra el faro de Boa Nova, que recibe su nombre de una capilla cercana.

                                          Faro de Boa Vista y paseo marítimo de Leiça de Palmeira.






Este faro entra en funcionamiento de manera experimental el 15 de diciembre de  1.926  siendo inaugurado de manera oficial el 20 de febrero de 1.927 cuando sustituyó al “farolín”,  una torre cuadrada de 12 metros de altura pintada de blanco, que tenía una linterna verde con luz blanca fija. El faro actual es una torre cilíndrica de cemento armado de 46 metros de altura y un plano focal de 57,  con una linterna pintada de rojo. Su alcance es de 28 millas y 3 destellos cada 14 segundos. 


                                                                      Faro de Boa Vista.




A sus pies existe una serie de edificios que hoy en día son usados como vivienda de los fareros y almacenes y que entre 1.926 y 1.962 sirvieron como escuela de fareros. Está a pocos metros del mar y entre uno y otro hay un paseo moderno y bonito. Lo malo es mirar hacia el otro lado de la carretera que pase ante él porque lo que hay es una serie de depósitos de una empresa petrolífera que afean de manera increíble la zona. El precio del progreso supongo.

                                                       Linterna del faro de Boa Vista.






Ahora, toca ir al hotel, ducharse, merendar, dar un paseo y cenar. Mañana sigue la ruta por los faros portugueses.




24 de febrero de 2012

Una charcutería llamada España.

 ¡Ay,  qué pena de  infantita!
tan sola, tan marginada,
tan ingenua,  tan tontita,
sin enterarse nada.

Su marido no le informa
de dónde saca billetes
pa comprar un palacete
 y hacer tamaña reforma.

El principito heredero
se enfada con su cuñado
¿por hacer tan descarado
el desvío de dinero?

Y el rey nos cuenta ese rollo
de igualdad sin privilegios,
pero cuando vio el embrollo
bien que los quitó de en medio.

La  infanta no está imputada
(es hija del rey de España).
Me parece una putada
que no acaben en Ocaña.