26 de mayo de 2013

El club de los calcetines solitarios.

Algunas veces hasta los busqué en el filtro pero jamás aparecieron. Había oído hablar de ello, de esos calcetines que teóricamente metemos en la lavadora y que se pierden, que nunca aparecen,  pero siempre pensaba que se perdían en cualquier sitio menos dentro de esa máquina. Era imposible que pasase. Pero pasa, al menos a mi me lleva pasando mucho tiempo. No hay aquí en el faro una señora que venga del pueblo a cocinar  y limpiar y que, Dios sabe el motivo, va dejando calcetines desparejados. Tampoco hay niños que jueguen con ellos y terminen perdiéndolos.
 
Una tarde, hablando con unos amigos en el bar de María sobre el tema ella me dio un consejo: pon los que no tienen pareja en un cajón, de vez en cuando los ordenas, verás como terminan apareciendo todos.  Lo hice, dediqué uno de los cajones vacíos a poner los calcetines que salían de la lavadora y no encontraba su pareja, pero ahí siguen la mayoría de ellos. No son muchos, pero siguen estando solos, todos juntos, pero solos.
 
La tarde se ha pintado de gris y amenazaba lluvia y he recogido la ropa que tenía tendida en el patio.  Vuelve el misterio de los calcetines y vuelvo a abrir ese cajón, a sacar los que hay, a extenderlos sobre la cama y a poner los tres que traigo desparejados junto a ellos. Uno a uno los voy colocando junto a cada uno de los que ya había, pero ninguno casa. No hay explicación, al menos yo no la encuentro. Y ahí se quedan sobre la cama, todos alineados, en formación, esperando que la suerte les devuelva la pareja que perdieron. Se me hacen un grupo de hombres a los que el destino convirtió en solitarios. Hasta creo que se emocionan y se ponen nerviosos cuando los cojo en mis manos y les coloco a su lado otro calcetín buscando la media naranja que les falta, pero la ilusión les dura un segundo, el tiempo que tardamos, ellos y yo, en saber que ese nuevo que acaba de llegar tampoco es su pareja, que siguen formando parte de un grupo cada día más grande de seres que perdieron su pareja.
 
Cuando abro el cajón y cojo los calcetines para compararlos con los nuevos que traigo me imagino a las mujeres de los marineros en el puerto las tardes de invierno, esperando el regreso de los barcos con sus hombres. Y cuando los devuelvo a la oscuridad de un cajón cerrado siento que ellas regresan a la penumbra de su casa, solas, porque el hombre que esperaban no volvió del mar.
 
Me estoy volviendo un viejo que sufre con la soledad de los calcetines, y me lo cuento a mi mismo, y lo escribo en un papel que, camino del pueblo,  quemaré y tiraré al mar porque, ¿cómo voy a decirle a mis amigos marineros que me duele la  soledad de los calcetines, que me imagino que son hombres que se quedaron solos, mujeres que se asoman al puerto esperando el regreso de un marido que nunca regresa? ¿Cómo le digo a María que se me nublan los ojos imaginando esa soledad sin ella, bajando  al pueblo y que no esté, buscando su cara por las calles y no encontrarla?

8 de mayo de 2013

Las 4 verdades del farero.

Sí, ya se que eran las 4 verdades del barquero, pero es que los fareros también tienen sus verdades. O sus ideas. Y este viejo farero ha abierto una ventana para decir las suyas.
 
Quiero dejar en este faro los sueños, las ilusiones y las esperanzas. Las cosas positivas.  Y he abierto esa ventana nueva para asomarme a ella y contar al viento (y a quien quiera leerlo) las cosas que no me gustan, las que me duelen.
 
Quien lo desee puede visitar el nuevo blog titulado las 4 verdades del farero.  Supongo que muchas veces lo que podáis leer allí no coincidirá con vuestras ideas o vuestras creencias, pero serán las mías y será una manera de conocer a la persona que hay detrás de este personaje que es el viejo farero. Muy diferente, por cierto.
 
 
 
Saludos desde el faro.

6 de mayo de 2013

... Y ahora en Televisión Española.

Hoy toca promocionar nuestra Asociación de Amigos de los Faros de Andalucía o, más bien, hablar de cómo la han promocionado  en el programa La aventura del saber, de la 2 de Televisión Española, programa cultural que ha dedicado 7 minutos a los faros y a nuestra Asociación cuando aún estamos dando los primeros pasos. Ante esto es complicado escribir algo, simplemente te sientes feliz porque el mensaje ha llegado a más personas. Después tal vez no pase nada, pero hoy son más las personas que saben que los faros son importantes, valiosos, un tesoro que hay que conservar. Además los amigos del blog Vuelta ibérica de los faros han tenido el detalle de subir a Youtube esa parte del programa. Mi más sincero agradecimiento a ellos.