15 de junio de 2012

Día mundial de la carta escrita a mano.


Mi querida hermana: espero que al ser ésta en tu poder os encontréis bien, nosotros bien a Dios gracia.

Hermana, de lo que me dices que si…   así empezaban todas las cartas que durante años, siendo yo un crío, mi madre me dictaba para  mandárselas a su hermana. El resto de la carta variaba de una a otra, en ellas mi madre y mi tía se iban contando sus vidas:  los nacimientos de sobrinos nuevos, la muerte de algún conocido del pueblo… después las  cartas, siempre, todas las cartas, terminaban igual, con “besos y abrazos” y un montón de círculos y aspas que, según mi madre, representaban aquellas muestras de cariño: los círculos eran besos y las aspas los abrazos.

Era ilusionante mirar el buzón, encontrar una carta y, por la letra, adivinar de quien era. Luego mirabas el remite y una sonrisa te iluminaba la cara: carta de Barcelona, de la tita. El mismo protocolo, el mismo comienzo, calcado, solamente el nombre cambiaba. Al final de la carta, un folio con líneas que hacían de renglones para escribir derecho, los mismos círculos y las mismas aspas.

Hace años que aquellas cartas pasaron a la historia, tan sólo por Navidad las tarjetas de felicitación se escribían a mano. Ya ni eso. Era la agonía de un modo de comunicación en el que, con la carta, se mandaba una parte de nosotros: nuestra letra, el papel que nuestras manos habían rozado y después doblado cuidadosamente para que cupiese, el sello que nuestra lengua había humedecido para pegarlo a un sobre donde nuestra letra de nuevo era una bandera que nos identificaba antes de ser visto el remite.

Hoy no miramos el buzón, miramos el correo en una pantalla donde las cartas ya no se llaman cartas, posiblemente porque dejaron de serlo, y todo lo que vemos tiene esa frialdad que dan las máquinas. Ya no identificamos la letra de un familiar, de un amigo, de un amor. Ahora la letra no es la de María, es la Arial, la Georgia… ni siquiera quien nos la manda es María, ni el amigo Pedro, ni la tita Carmen, ahora quien nos escribe es maría1965@... 

Qué pena que avanzar sea olvidar y dejar atrás tantas cosas, que triste que se pierdan tantas cosas que formaron parte de nuestra vida: las cartas, el afilador, el cine de verano, los juegos de los niños en las calles…  Posiblemente avancemos hacia un mundo mejor, pero dudo que lo hagamos hacia una vida mejor. Puede que ni siquiera sea vida aquello a lo que avanzamos. Puede que la vida sea precisamente aquello que vamos dejando atrás.

A mí me gustaría mirar una buena mañana el buzón y encontrar una carta escrita a mano. Seguro que el corazón me daría un vuelco. ¿No os pasaría lo mismo, no os gustaría que alguien que os quiere volviese a tomar en sus manos un bolígrafo, un papel, y os contase de su puño y letra cómo le va la vida? ¿No sería eso mejor que abrir el correo en el ordenador y encontrarse diez correos con fotos de paisajes exóticos, con frases rimbombantes, con animalitos que se dan muestras de amor?  ¿Y si en lugar de esperar esa carta la enviamos? Hagámoslo, instauremos el Día Mundial de la Carta Escrita a Mano. El próximo martes día 19 mandemos esa carta, vamos a dar a un ser querido la alegría de recibir algo que estaba perdido. Yo lo haré.


El viejo farero.

4 comentarios:

roxana dijo...

....QUE PENA QUE AVANZAR SEA OLVIDAR...

ESTAS PALABRAS EN TU REFLEXION ME GOLPEARON FUERTEMENTE. SON TAN IMPRESIONANTEMENTE FUERTES PARA MI.
COMPARTO CADA UNA DE LAS PALABRAS QUE DICES Y TAMBIEN ME DA TRSITEZA SABER QUE ESAS FORMAS NO ESTAN MAS.
UN GUSTO HABERTE ENCONTRADO.

El viejo farero dijo...

Hola Roxana, gracias por tus palabras y bienvenida al faro, estás en tu casa. Y si me lo permites me paso por tu blog y pongo aquí un enlace.

Un beso desde Andalucía.

Galerna dijo...

Antes abrias el buzón con la ilusión de ver que alguien querido se acordaba de ti.Ahora solo encuentras cartas del banco y cientos de propagandas de centros comerciales y telechinos y no hablemos de notificaciones de hacienda.Mi buzón ha perdido todo el romanticismo que tenía y se ha convertido,prácticamente en un enemigo.
Besos,farero

El viejo farero dijo...

Buenos motivos los que cuentas para recuperar aquella bonita costumbre de la carta personal, escrita a mano. ¿Quién sabe? igual un día de estos tu buzón vuelve a ser un poquito el que era.

Gracias por tu visita y un beso desde el Sur.